Guardería en Ventas de Armentia - Condado de Treviño - Fachada a patio de juegos

Guardería en Ventas de Armentia - Condado de Treviño - Fachada principal

La idea del proyecto parte de la necesidad de acoplar el programa propuesto por el promotor y por lo marcado en el Real Decreto 14/2008, de 14 de febrero, a los límites de la parcela, teniéndose muy en cuenta la orientación en la misma, así como la singularidad del edificio a la hora de plantear tanto la distribución de las piezas como la búsqueda de la imagen final del conjunto.

El programa marcado por el Real Decreto consiste en tres aulas para niños de 0 a 1 años, de 1 a 2 y de 2 a 3, con sus respectivas zonas de descanso e higiene. Una sala de usos múltiples, utilizable también como comedor, junto a una cocina. Patio de juegos y las dependencias relacionas con la administración del centro, como secretaría-dirección, sala de profesores y baño con ducha.

Teniendo en cuenta este programa, lo que se pretende es agrupar las tres aulas con sus servicios en un ala del edificio, en otra agrupar las dependencias propias de la administración del centro y como remate de esta y articulando los dos volúmenes la sala de usos múltiples, unida a la cocina y a un aseo. Además se pretende orientar el volumen de dirección y la cocina hacia el norte, dejando la orientación más propicia al soleamiento para las aulas y la sala de usos múltiples, las cuales por su distribución en planta conforman una L, donde se ubica el patio de juegos.

Por motivos funcionales todo el programa se dispone en planta baja, evitando escaleras, que supongan un riesgo para el uso del edificio por niños de un rango de edad muy pequeño.

La edificación basa su fundamento en un esquema sencillo y racional de planta en L, con un espacio exterior central abierto al exterior.

Formalmente se plantea una cubierta metálica en diente de sierra, que evoca a un risco, que cubre toda la planta y en diversos faldones baja hasta la cota de suelo, dando una imagen de uniformidad a todo el conjunto del edificio. La apertura hacia el interior se encuentra retrasada a modo de grieta dentro del conjunto edificatorio.

Para los paños de fachada que quedan enmarcados entre las cubiertas, se busca una movilidad colorista, a base de una combinación de distintos colores y gamas según fachada. Los colores relacionan el edificio con el despertar cromático de los niños en estas edades

Los despieces de huecos responden a las líneas inclinadas de las cubiertas identificándose con la movilidad de las mismas, a la vez que dan respuesta a las necesidades de iluminación y ventilación interior.

Esta imagen dota a la guardería de suficiente identidad propia como para caracterizarlo como edificio singular. Resaltando entre el resto de edificaciones residenciales que se encuentran en el entorno.