Estado inicial - Rehabilitación del muro de la Sacristía de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, Atauri, Álava

Estado inicial - Rehabilitación del muro de la Sacristía de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, Atauri, Álava

Alzado principal - Rehabilitación del muro de la Sacristía de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, Atauri, Álava

Alzado lateral - Rehabilitación del muro de la Sacristía de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, Atauri, Álava

Detalle muro reformado - Rehabilitación del muro de la Sacristía de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, Atauri, Álava

Detalle muro reformado - Rehabilitación del muro de la Sacristía de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, Atauri, Álava

Detalle muro reformado - Rehabilitación del muro de la Sacristía de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, Atauri, Álava

Desde el punto de vista funcional, esta actuación se ha basado en reconstruir lo antes posible el muro derruido de la sacristía de la iglesia, de un modo fiel a las características constructivas y estéticas, y evitar así los daños que pudieran sufrir los interiores, así como el firme restante bajo la nave. Al mismo tiempo se ha reconstruido el muro que contiene el terreno sobre el que se asienta la ladera, al tiempo que garantiza su drenaje, a fin de evitar nuevos derrumbes.

Formalmente, la intervención se ha basado en la reposición de un muro de carga realizado con mampuestos, de características similares al anterior, bajo la zona este de la sacristía. Se ha mantenido, el diseño de muro de mampostería bajo el muro de cierre. El propio cierre se ha sustituido por termoarcilla revestido por ambas caras con mortero de cal, aligerando así el peso y sirviendo al mismo tiempo de muro de carga para el durmiente de cubierta.

Se ha ejecutado una arquitectura sensible con el carácter constructivo tradicional a base de morteros de cal y mamposterías. El mortero de cal sobre la termoarcilla sustituye el criterio constructivo anterior a base de mampostería y sillares, a fin de dar muestra y diferenciar la presente actuación del rigor constructivo anterior.

Además, se ha llevado a cabo la formación de una base de hormigón en el arranque del nuevo muro, quedando encastrada en el terreno mediante varillas y un tacón de hormigón, para no permitir deslizamientos. Es una base lineal de hormigón armado, con varillas insertadas verticalmente en el terreno que quedan sobresalientes para trabar con la base, y varillas en espera hacia arriba.

Junto con ello, se ha creado una red de drenaje en el trasdós del muro, mediante un conducto horizontal perforado que desemboca en un pozo drenante bajo la esquina este de la plaza. Coincide esta instalación con el talud abierto por el derrumbe, evitando la excavación del terreno.

Todo ello, se realizó empleando medios manuales, evitando movimientos de tierras que pudieran afectar a la nave principal.