Fachada principal - 2 viviendas pareadas en Zumelzu - Álava

En cuanto a la idea principal de la vivienda, diremos que parte de un entero respeto a su entorno natural y al medio rústico en el que se ubica. En un diálogo con el entorno urbano próximo y desde una aproximación urbanística a la parcela.

Aunque se desarrolló un mismo programa para las dos viviendas se planteó una fachada asimétrica en su disposición a fin de cumplir con el tipo 6 de la OR-10 del Plan General de Ordenación Urbana. Las viviendas se unen por una cocina-comedor, el salón y los núcleos de escaleras. Con lo que se cumple con el requisito de no unir las viviendas por usos secundarios.

La marcada simetría de la distribución se rompe proyectando una pérgola exterior en la vivienda oeste. Así mismo, se ha girado la entrada de dicha vivienda, retrasando el garaje para posibilitar el acceso. Esto implica una menor superficie del porche ubicado en la fachada sur.

Se orienta de esta manera el salón, el porche y tres habitaciones, de cada una de las dos viviendas hacia el sur, para buscar el mejor soleamiento posible y coincidiendo a su vez esta orientación con la zona más privada de la parcela. Quedando el acceso a las viviendas, tanto peatonal como rodado al norte. Orientación a la que se vuelcan las piezas de la vivienda menos nobles, como las cocinas y los garajes.

La vivienda se desarrolla en dos plantas. En la planta baja se dispone el garaje, separado de la cocina-comedor por un recibidor seguido del pasillo que recorre la casa en sentido transversal, desembocando en la escalera y el acceso al salón. A este mismo pasillo da un baño y una habitación. Finalmente y con orientación sur se ubica el porche y el salón.

En la planta primera, se dispone la zona de noche, con dos habitaciones y un baño orientadas al sur y una habitación principal con su propio baño hacia el norte. Esta planta no ocupa toda la superficie de la planta baja, si no que la zona del porche, el garaje, el baño y el dormitorio de planta baja se resuelven en una única altura.

La disposición de los huecos se hace teniendo en cuenta las necesidades de iluminación y de ventilación de los diferentes usos interiores de la vivienda, así como de la imagen del alzado hacia la calle.

Los acabados de las fachadas cuentan con materiales acordes a la zona. Piedra caliza para el zócalo, y el resto se realiza en monocapa de color marfil. Se recurre a la teja cerámica mixta en color rojo como cubrición.