Alzado principal - Rehabilitación y adecuación de cabaña para vivienda unifamiliar en Saraso, Condado de Treviño, Burgos.

Alzado lateral - Rehabilitación y adecuación de cabaña para vivienda unifamiliar en Saraso, Condado de Treviño, Burgos.

La idea del proyecto surgió de la necesidad de edificar una pequeña vivienda unifamiliar, aprovechando al máximo los muros de la edificación preexistente, además de adaptarse a la orografía de la parcela.

Al mismo tiempo se optó por situar la vivienda adosada al lindero norte de la parcela, de manera que la parte libre de la parcela se viera favorecida por el soleamiento y fuese Io más extensa posible.

De este modo surgió una pequeña edificación en dos alturas, semienterrada en el terreno, para permitir el acceso rodado al garaje, y la comunicación interior entre este y el resto de la vivienda través de la planta primera.

Volumétricamente se resuelve mediante una planta rectangular, a la que se adosa el garaje, para el que se aprovechan los muros de mampostería existentes. La cubierta, resuelta a dos aguas y continua para toda la edificación, se sitúa de manera que el desarrollo de fachada sea el mínimo imprescindible y coincidente con el volumen del garaje.

Para la organización del programa se sitúan en planta baja el vestíbulo, el dormitorio principal, un aseo y el espacio común de salón-cocina-comedor, de manera que la vida diaria se desarrolla en dicha planta, a excepción del acceso al garaje, situado en la planta primera, ya que es a esa altura, donde se plantea el acceso rodado a la parcela.

Debido a que se trata de una edificación semienterrada, las dependencias secundarias, baños, despensa y escalera, se proyectan junto a los muros de contención, para favorecer la iluminación del resto de las estancias.

Además se da prioridad, en cuanto a soleamiento y vistas, al espacio más importante de la vivienda, la cocina unida al salón-comedor. Los tres elementos se sitúan en un mismo espacio en forma de L, tratando de minimizar los espacios para recorridos. En el punto central se dispone una chimenea, que por una parte ayuda a relacionar los tres elementos, y por otra supone una barrera visual entre la cocina y el salón. La situación de la planta primera, permite que el techo de este espacio llegue hasta la cubierta, creando un volumen más noble.

La planta primera, que no ocupa la totalidad de la superficie inferior, se completa con los dormitorios secundarios junto a un segundo aseo.

En cuanto al aspecto formal, la vivienda se muestra hacia el espacio libre de la parcela mediante una fachada tradicional, con gran presencia del hastial de la cubierta a dos aguas y la aparición de los materiales tradicionales de la zona, como son los muros de piedra, el ladrillo caravista o las piezas de madera.

Se disponen estratificados de acuerdo con su carácter murario. De este modo la mampostería se planteó en la planta baja, relegando al ladrillo macizo galletero a la planta primera.

Se trata de marcar un eje central, que une la cumbrera con la puerta de entrada, y que se flanquea por los huecos de iluminación de las habitaciones y el estar. Pero a su vez, se descentra en el paño de fachada, recurriendo para ello a la apertura de un potente hueco de iluminación que sirve al comedor.

Las fajas de madera sirven para posibilitar el apoyo para una futura cubierta de un porche que proteja esta zona de expansión de la vivienda interior.

Hacia la vía pública tan solo aparecen principalmente muros de mampostería faldones de la cubierta, con estructura de madera y teja cerámica, tal y como sucede en la actualidad.