Vivienda en Medrano - La Rioja - Fachada principal

Vivienda unifamiliar en Medrano - La Rioja - Fachada trasera

En cuanto a la idea original del proyecto, viene determinada por la geometría de la parcela, la orientación de sus límites físicos y el programa determinado por el promotor.

Con estos condicionantes surge una vivienda unifamiliar en tres alturas, semisótano , baja y primera. Esta vivienda se compone de tres volúmenes, que se implantan en la parcela sobre la planta semisótano. En planta baja aparecen los dos volúmenes principales, paralelos, con su acceso a través de ellos, mientras que la planta primera se engloba en un tercer volumen, menor, perpendicular a los anteriores, que unifica la vivienda y se muestra hacia el frente de la parcela. En cuanto a las cubiertas, los volúmenes cuentan con cubiertas inclinadas elevadas hacia el soleamiento, mientras que para enmarcar los accesos se opta por la aparición de dos cubiertas plantas que crean pequeños porches.

Funcionalmente la planta se organiza dividiendo el programa entre los elementos secundarios, garaje y merendero, que se sitúan en el semisótano y la vivienda propiamente dicha que se sitúa en planta primera. Esta planta, a su vez, también divide el programa en los dos volúmenes mencionados, separando la zona de día de la zona de noche, y situando los elementos de paso, comunicación vertical y acceso entre ellos. A este programa se le añade la planta primera, que incluye una zona de estudio volcada sobre el salón.

La parcela tiene una caída desde el frente hacia el lindero trasero, pero la vivienda se situará a una cota ligeramente superior a la de la calle, para aumentar se presencia en el núcleo urbano y favorecer las vistas. En cualquier caso, la posición retrasada del volumen de plana primera sirve para realizar una transición entre la escala edificatoria y la urbana en su aproximación al edificio.

En su implantación en la parcela, se hace una distinción entre las fachadas que dan a la calle de acceso, y las que se abren hacia la parcela y las vistas predominantes. De esta manera, hacia el frente se muestra como un elemento más cerrado, con menores huecos en la fachada, mientras que hacia la parcela aparecen porches y ventanales mucho mayores abiertos a la parcela.

En cuanto a los materiales de fachada a utilizar, se sigue esa separación volumétrica, por lo que se utilizará un aplacado de piedra de color claro para los volúmenes de planta baja y la mampostería para el volumen de planta primera.